GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Recetas de los benedictinos

Vida de San Benito
Regla de San Benito
Orden de los Benedictinos
Medalla de San Benito
Conventos benedictinos
RECETAS
Recetas de benedictinos
ACTIVIDADES
Pasatiempos de orden benedictina para niños
Monjes benedictinos realizados con moldes
Lapbook de los benedictinos


De la Cocina de la Abadía Benedictina San José. Venezuela 2/2


Fuente En la Vía singular de la Vida

San Benito se retiró a vivir en Subiaco, en una cueva, rodeada de malezas y de espinos, y a donde era dificilísimo subir. Un monje que vivía por los alrededores lo instruyó acerca de cómo ser un buen religioso y le llevaba un pan cada día, el cual amarraba a un cable, que Benito tiraba desde arriba. Su barba y cabellera crecieron de tal manera y su piel se volvió tan morena en aquella cueva, que un día unos pastores que buscaban unas cabras, al encontrarlo creyeron que era una fiera. Mas luego al oírlo hablar se quedaron maravillados de los buenos consejos que sabía dar. Contaron la noticia y mucha gente empezó a visitarlo para pedirle que les aconsejara y enseñara.https://www.ewtn.com/spanish/Saints/Benito.htm

A continuación el segundo episodio sobre “el pan”.

Florencio, sacerdote de una iglesia vecina abrasado por la llama de la envidia, decidió enviar a San Benito un pan, como si se tratase de un obsequio, llevando en su interior una pócima venenosa. San Benito aceptó el presente y le hizo llevar sus agradecimientos al sacerdote, pero conoció de inmediato por su extraordinario don de clarividencia el terrible preparado que se hallaba oculto en el pan.

Cuando llegaba la hora de la comida, acostumbraba a venir volando un cuervo, ya que San Benito le daba de comer en su propia mano algunas migas de pan. Éste le echó el pan que había recibido de Florencio, a la vez que le ordenaba: “En nombre de Nuestro Señor Jesucristo, toma este pan en tu pico y arrójalo en un lugar donde no pueda ser hallado por nadie”. El cuervo, empezó a revolotear alrededor del pan sin decidirse a cogerlo. Y ante la falta de decisión del ave San Benito le reiteró la orden diciéndole: “Llévatelo sin miedo y tíralo donde nadie pueda encontrarlo”, y el cuervo por fin obedeció y pinzando el pan con su pico se elevó por los aires desapareciendo. Pasadas unas tres horas, el cuervo regresó para recibir el alimento como de costumbre.
http://hermandadmatrizdesanbenito.org/index.php?option=com_content&view=article&id=49&Itemid=62

Por estas historias a San Benito se le representa con un cuervo con un trozo de pan en el pico, además de una copa rota. Esa historia de la copa rota, se las dejo a ustedes para que la busquen.

A continuación les dejo la receta de la Torta de Pan.

Ingredientes:
2 baguettes
1 1/2 lit de leche
1 lata de leche condensada
14 huevos,
1/4 taza de aceite
4-6 cucharadas de esencia de vainilla.
pasitas, frutas confitadas (opcional)

©mariauxivi.blogspot.com

Caramelo:
2tazas de azúcar
1/2 taza de agua

Preparación:
Hacer el caramelo en el molde donde se hará la torta. Dejarlo enfriar.

©mariauxivi.blogspot.com

Cortar el pan en trocitos y colocarlos en la leche, triturar bien el pan con la ayuda de una paleta. Agregar el azúcar, la leche condensada y los huevos uno a uno. Continuar mezclando.

©mariauxivi.blogspot.com
Agregar el aceite. Continuar batiendo Agregar la vainilla y las pasitas.
Verter en el molde acaramelado.
©mariauxivi.blogspot.com

©mariauxivi.blogspot.com
Cocinar en Baño Maria en el horno por 2 horas a 350 ºF
Dejar reposar 10 a 15 minutos.

©mariauxivi.blogspot.com
Desmoldar y dejar enfriar
©mariauxivi.blogspot.com


 PORRUSALDA  CON BACALAO

Hay porrusaldas con o sin cebolla, unas que llevan ajo, otras con carne de pollo o de pescado, y también las populares recetas de “Porrusalda con bacalao” y “Porrusalda con costilla de cerdo”.


Ingredientes

375 g de puerro cortado en medias rodajas no muy grandes
150 g zanahoria en medias rodajas
300 g de patata en dados
1 l de caldo
½ l de agua
1 dl de aceite de oliva virgen
1 lomo de bacalao desalado cortado en tres trozos

Procedimiento

– Rehogar el puerro junto con las zanahorias y las patatas en 1 dl de aceite unos 20 minutos, sin que cojan color.
– Añadir agua y caldo y cocer a fuego lento durante 30 min.
– Colar el caldo, reservando la verdura.
– Por cada litro de líquido trituramos en thermomix con 250 gramos de verdura de la cocción.
– Hacer un puré con la verdura.
– Calentar y Cinco minutos antes de retirarla del fuego añadir el bacalao y dejar que hierva suavemente.
– Poner a punto de sal y servir bien caliente.

AMARGUILLOS DE ALMENDRA

reposteria/amarguillos_sahagun.jpg
Ingredientes
- 300 g de almendra molida
- Canela
- Almendras enteras
- 50 g de harina
- 150 g de azúcar
- Obleas
- 4 claras

PREPARACIÓN
Precalienta el horno a 180º.
Pinta la bandeja del horno con mantequilla.

Se empieza remojando la almendra en agua caliente y refinándola.
 En un recipiente se ponen las claras sin batir, el azúcar y una cucharadita de canela.
 Se mezcla todo y se agrega la harina y la almendra molida mezclándolo todo bien.

Preparada la pasta se van poniendo pequeñas porciones sobre una bandeja (con la ayuda de una manga pastelera) y se coloca una almendra entera en cada porción. Se meten al horno durante un cuarto de hora o hasta dorarlas.

En el Monasterio de la Santa Cruz se presentan por cajas mientras que en las tiendas del pueblo se venden a peso, envasados individualmente.

ASPECTOS ECONÓMICOS

Los amarguillos se elaboran por lo general, tanto en las panaderías-pastelerías, como en el Monasterio de la Santa Cruz, del pueblo leonés de Sahagún, que conserva en secreto su receta. Esta es lo más parecido.

BREZELS

Brezel

Su origen se remonta a las festividades celtas de la primavera, y se dice que su forma representa a la constelación de Aries (un carnero), si bien lo monjes benedictinos, allá por el año 610, afirmaban que tienen la forma de los brazos de un niño rezando. De hecho, su nombre deriva de bracellus, que en latín significa “brazo pequeño”. Su representación más antigua data de 1190, en la que aparece un brezel junto al rey persa Jerjes en una de las miniaturas del Hortus Delicarium .

Ingredientes
250g de harina de trigo, 3g de levadura (se puede ajustar en función de lo esponjosos que los queramos), 12g de mantequilla, 140ml de agua, 5g de sal fina, sal gorda para decorar y bicarbonato sódico

Cómo hacer brezels
Existen bastantes versiones de la receta de los brezels, algunas llevan leche, otras realizan un prefermento desde el día anterior, utilizan sosa cáustica en vez de bicarbonato… pero yo soy de la versión sencilla que no requiere tanto tiempo de preparación ni, sobre todo, tanta antelación.

Lo primero, es mezclar todos los ingredientes (menos la sal gorda y el bicarbonato sódico) en una fuente grande, amasando hasta formar una bola elástica y manejable. Tapamos con film transparente y dejamos levar durante más o menos una hora, hasta que la masa doble su volumen.

Enharinamos ligeramente la mesa, amasamos y dividimos la masa en seis porciones iguales. Cada una la convertimos en palito alargado, de unos 40cm de largo, dejando el centro un poco más gordo que los extremos, y le damos su forma característica, que se consigue entrelazando los dos extremos y doblándolos sobre el centro.

Brezel 2

Ahora llega el momento más complicado del proceso, porque si directamente horneáramos, los brezels no tendrían ese sabor tan especial. Así pues, el paso crucial consiste en disolver dos cucharadas de bicarbonato sódico en litro y medio de agua, que llevaremos a ebullición, y en la que sumergiremos los brezels uno a uno durante 20 segundos con ayuda de una espumadera.

 Después los escurrimos y los colocamos en una bandeja sobre papel de hornear.

Por último, espolvoreamos un poco de sal gruesa por encima para darles el toque definitivo y horneamos durante 20 minutos a 200ºC, hasta que estén dorados, pero sin llegar a quemarse. Dejamos enfriar y a disfrutar.


LICOR BENEDICTINO

El licor benedictino cuenta con una amplia tradición a sus espaldas. De hecho, la orden que lleva el nombre lo preparaba hace mucho tiempo. La receta ha perdurado y hoy puedes intentar emularlo en tu propio hogar. Aquí tienes la receta para que puedas lograrlo.
Licor casero de los benedictinos

El licor de los benedictinos debe su nombre, justamente, a los monjes de dicha orden quienes solían elaborarlo en tiempos remotos. Así es como hoy la receta ha perdurado y todavía puedes seguir disfrutando de él, pero en la comodidad de tu hogar. Aquí tienes la receta para realizarlo.


Ingredientes:
Medio litro de alcohol
Medio litro de leche
Medio kilo de azúcar
Una cápsula de azafrán
Un limón
Una vaina de vainilla


Preparación:

Comienza este licor mezclando la leche con el azúcar. Una vez que ya los hayas amalgamado y el azúcar esté disuelto, coloca en un frasco de vidrio que pueda ser cerrado herméticamente.

El paso siguiente consistirá en incorporar a la mezcla el medio litro de alcohol, el limón cortado en trozos, la vaina de vainilla y también la cápsula de azafrán. Mezcla todo bien, reserva en un lugar fresco y seco, dejando macerar por el lapso de un mes.

Cuando el tiempo ya haya trascurrido, simplemente deberás apelar a un colador fino o filtro de papel y decantar la preparación. Embotella y ya estará listo para disfrutar.

Fuente http://www.innatia.com/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified